pinitos

13-15 de septiembre de 2015

poco a poco he de dejar
de renegar de mí sin culpa
he de aprender a vivir conmigo
con todos mis sabores
y sentimentalismos
carajo
me he de amar
así

me he de acostar desnudo
junto al fuego
me he de hacer uno
con mi desdén y mi ternura
mi anhelo de palabras
que no indagan
el nombre que me ruge en la garganta
los gustos que me quitan la decencia
si es que tuve alguna vez
ese tal traje

hoy no es uno de esos días
y la muerte me pregunta
por mis pasos
criatura sin rumbo
que llora en demasía
qué justifica darte otro enero

me voy muriendo
sin probar la dicha
concluye su vaivén el abanico

me acuesto deshojado
sin máscaras punzantes
y pienso en el tumulto
que desatabas en mi piel
que aún no sabía

nada
de
la
vida

me desvela la inocencia
de esta incierta caricia
que te pido

antes de irme

en cuál habitación
del tiempo
insisto

quién
me devolverá
los ojos
en tu nombre

rememoro
por vocación

en tu boca
mi piel se abría
sin reparos
te hundías y yo te proclamaba
me obsequiaste trazos limpios
subcutáneos

largos ciclos de extrañarte
me he bebido
y me han curtido

ahora entiendo la nobleza
que dejaste en mi pecho
tantas dagas contra mí me he perdonado y por amor propio
me he atrevido a ser feliz
tanto que no me reconocerías
(quizás ya no sirva para poeta)

hay cosas que me quedan
sigo siendo el mismo semillucho y solitario
que se enamoró de ti
hasta las tripas
y tuve tanto tiempo conmigo mismo que me encontré
conmigo misma
(quizás un día te la presente)

intenté
por todo el amor que hay en la tierra
soltarte
al fin

lloré que se quede a medias
tanta vida
hasta entender que todo
todo
tuvo su razón de ser

ahora debo partir
sin ganas de abandonar
mi cuna serrana

por más vestigios personales
que se revuelquen en sus calles
no quisiera saberme lejano
del escenario de
mis mejores días

parto
es inapelable

y no quisiera pensarte
porque ya no me corresponde a mí
pintarte ese tiempo
pero en mis días de reniego
sabré que voy a estar tan cerca
de tu origen
que no me sentiré completamente exiliado

quizás me atreva a caminar
sin hora y me olvide de mí mismo
en uno de esos viajes hacia la
historia de tu pueblo

(el imperio eres tú)

ojalá dé con la Lisboa de Fernando
y me pierda entre sus cuatro sombras
hasta no saber
si es cierto esto de
que existo
esto de que el azar
te me nombra
más de la cuenta

14/28/29 de junio de 2015

el arte de decidir
quién a uno le desbarata
los cajones

el arte
de dejarse amar
el cuerpo
de desvestirse hasta
la última cicatriz
y sentirse sanar
con el calor de las yemas
que se aman

el arte de amar
otro cuerpo
de deslumbrarse
y regalarle con los ojos
la ternura que no muere

el arte de amarse a sí mismo
la dimensión de la piel
y su equipaje
su sed llanto y carcajada
y saberse en su complexión
los dos rostros de Aristófanes

Kafka
el arte de dejar el olvido
como todo absurdo
para la muerte

Homero
el arte de aprender
a abrir los ojos
sin temor ni duelo

Tagore
el arte de cultivar
la jardinería
del dar y del recibir
de no esperar lo que no se siembra
y de sembrar sin esperar

******

domingo
hora de sosiego
abro el libro
y recibo en la yugular
la conclusión

atina Pizarnik sobre Cernuda
en su ensayo de
la tradición de la ruptura
sobre cuatro modernistas
“amar es transgredir”

quiebre interno con sonrisa
y retrocedo
es ahí donde me encuentro
con tu nombre de familia
junto al del gran portugués

mi corazón consabido
que succiona los pezones
del encanto
pobre mío
que no sabe digerir
la bifurcación
y solo asombrarse ante el azar
y sentirse destinado a tus pestañas

dígame santo artista
si no es esto más fuerte
que yo misma
dígame sincero
maestro silente
usted que sabe
que yo a la suya le miro
con genuina voluntad

¿habrán de ser
mis premoniciones de ternura
en aquella habitación del tiempo?

¿será azar que
me intercepte
omnipresente
el tino de tu lengua?

******
 

 

mecanismos del olvido
aquí estoy haciendo frente
yo que guardo la memoria

te confieso
por más tiro por la culata
que me resulte
que de todas las palabras
que sacuden el mar de tu garganta
yo me llevo dos

entre mis pasos
la cuerda floja
la vena vibrante
y mis desatinos
es tu nombre
mi certeza

10 de mayo de 2015

corazón ala
corazón ancla
corazón hondo
corazón amanecer

corazón que heriste por no saberte querer
corazón que llevas un nombre de mujer
corazón date el tiempo de entender

corazón que te das entero
hijo de mi coraje
golpea con ternura la puerta del anhelo
hasta que te toque partir

29 de abril de 2015

mi juego de dientes
mi fósil memoria
mis manos de fuego
mi serranía
mis sismos
mis aguaceros
mi canal tiernamente
abierto por tus remos
el gozo de todas mis glándulas
la sal de mi pelo
mis huesos sinceros
mis ojos de río
mis ayeres
mis tropiezos
mi vegetación
mis cosechas
mis durmientes
mi fe y mis disonancias
mis nombres y mis fechas
mis diarios senderos
la puntería sensible
de mi piel morena
mis brazos incansables
mi creciente esperanza
mis ansias de madre
mis ansias de amante
mis ansias de ser sol y de dar sombra

al margen de la duda
y de mi tímida garganta
a tu nombre
todos mis haberes

jueves: estación de servicio

a uno diez la promoción
dice el colombiano
y larga el brummmm
me mira y se va
un cigarrillo
un fósforo

de dónde dice que es de Guayaquil
del sur me dijo
paga y enciende el
motomotor
brummmm

se va
y dónde dejo yo mi cabeza
otro cigarro
y el corazón DÓNDE
al sur
y la tinta en el brazo al sur
al sur
al sur de tus artistas
al sur de tus consonantes bellísimas
al sur de mi ética
de darte el espacio
ya que el silencio es valioso

me voy
al sur pero
antes me quiebro
ante tus ojos

no comprendo
pero dice que dice
que hay que dejarlo ser
nomás
a ver si con el viento
se desencripta
lo que hago yo y lo que haces tú
sin saber mucho la una de la otra
pero actuamos igual
de la misma calaña buena
pues es la misma memoria

sea para bien
sea para nadie
pero sí es así
es nomás

vulnerabilidad
sin la terquedad
de las máscaras

yo
desnuda
yo
la que soy
yo la mutante y sin embargo la misma
yo la que extiendo mi aorta
para los versos
todavía te siento
al sur de mi epidermis
y siento este desvarío como parte de un todo
y si me preguntan
a dónde es que apunto
no lo sé
acaso alguien sabe del mañana
por ahora me quedo aquí dormida
al sur de las promesas todas

madrugada de confesiones

te llevo
en la baja capa de las
ilusiones
la más tierna
la que no se quiebra
yo la que fui herida por otras manos
yo la que fui amada por las tuyas
yo la tuya
yo la niña que almacena todo en la memoria
yo en el fondo de tus labios
la que resucitará al último llamado
yo la sola
la que acompaña tu sombra
la tuya sola
yo la tímida
la que no sabe cómo acercarse
la amante de la ortografía
y de los detalles
pero que no sabe conversar
con soltura
yo así tal cual
te llevo en el brazo izquierdo
el de las cuerdas
y me quedo
al sur de tus párpados
siempre bien al sur
de lo que venga

27/28 de marzo de 2015

27/28 de marzo de 2015

qué color tiene el tiempo
de la piel desnuda

el tiempo
de los que no saben contar
el tiempo invisible

mis dedos trazan el tiempo
en el reflejo del guabo
paralelos
cruces
dedos negros

el tiempo acaso
tendrá su dictante

el tiempo de los que se gozan
el tiempo de las marineras
el tiempo de los labradores
el tiempo de las ruinas
el tiempo de los que agonizan
el tiempo de los que ven morir al otro
el tiempo del ajedrez
el ritmo claroscuro
del amor

el tiempo de los que esperan
el nacimiento
el vuelva luego
el quiebre de la buena cara por refrán

yo no puedo darle mi máscara
a ningún demonio

el tiempo y sus proporcionalidades
será proporcional el tiempo del amor
al tiempo del olvido?
Jorge Luis no me diga eso
que nunca huirá el pulso de su tacto
de mis manecillas crudas
que se quede
pero no solo en la memoria

el tiempo de cubrirse
el tiempo de hundirse
el tiempo de desconocerse
el tiempo de enajenarse

yo le vi en la cama
cada día más lejano
vi su sabiduría tendida
abuelo de mis años
tiene prohibido el paso
la habitación está infectada
me di modos
si yo le daba mi vida
y llegó su tiempo
y en mi pena
me entregaron sus plumas
y su armónica

el tiempo que se roba
el tiempo que se duele
de no haber llegado a tiempo

el tiempo que se documenta
el tiempo de tu risa
yo te vi en esa esquina
entregándote al sueño
llegó ese tiempo tan temido
en el que por tu silencio supe
que no estaba lista para hacer vibrar tus abanicos

la vida entera diera

el tiempo de llorarse las entrañas
el tiempo de entender
el tiempo de desasirse

el tiempo de verse en el espejo
y reconocerse innoble y vulgar
el tiempo de perdonarse a uno mismo
el tiempo que no se deja masticar ligero

el tiempo que te doy
el tiempo que me queda
el tiempo de dejar pasar los días

hoy
el tiempo en el que me percato
de que no hay resignación
que me salve
de la ternura de tus ojos

tiempo al tiempo
dicen y dirán

qué tiene que decir el tiempo
el tiempo es
mudo por conveniencia
así hace frente a los caprichos
del ansioso y del hambriento

el tiempo
el amor
ahora y en la hora y a deshora

el tiempo de decir que es el último tejido que te escribo
el tiempo de saberse latigado por el sentimiento
el tiempo de aprender
el tiempo de hacerse una vida
el tiempo curvo
el tiempo de los prefijos
el tiempo del vacío
el tiempo de soñarte
y de no poder leer tus labios

el tiempo
el amargo tiempo
el delicioso tiempo

qué traerá el tiempo
entre sus pliegues

ya no más ausencias
ya no más distancias
que me cueste
pero que no me mate

el tiempo sigilosamente
obra