amor de compadres
que se escapen sus almas
y reencarnen en los cuerpos
de dos perros blancos

la imaginación reviste
de cenizas a los que
se sumergen con pecho
y sexo
en troncos iguales

Advertisements