10 de septiembre 2014

impar la media sola
con ilusión de pares
camina tambaleándose
entre la ropa de ayer
recién lamida por el piso
entre cenizas azules
de amores abusados sin filtro
impar
impar
dos y dos son cuatro
pero uno siempre es uno
solo
incuestionablemente solo
izquierda buscando izquierda
con el pensamiento
tanto tiempo hemos tenido para conocernos
para golpetearnos hasta el delirio
el tímpano con las canciones
pero todo llega con los pasos contados
nada antes
nada después
vos sabías
que si amenazaba el colapso
al menos podría secarme la llorona
con el sol voraz de agosto
las palabras
impares
arrítmicas
de izquierda que te escribo
de fondo canta Milanés a Guillén
yo muriendo
quién le dijo que yo era
siempre risa nunca llanto
como si fuera la primavera
no soy tanto
y de qué modo sutil
me dejó usted desvariado
sin esperanza de abril
sin camisa de flores
derramadas
soliloquio abandonado
entre pies temblorosos que me quieren
comer la boca
pero yo solo impar
te quiero a vos mi izquierda
a vos mariposa que me escupe el polen
para tener qué comer
calzoncillo
ungüento
saliva
la media impar se acurruca en un rincón
hasta entender el camino

por qué me haces sufrir
me pones tus giros capilares
en la ventana
astros imposibles
para que me iluminen
para que crea que son amaneceres
que hoy sí
hoy
que hoy vas a detener mi mano pervertida
que vas a mirarme
a través de mis callos
con unas ganas
como si fuera todo lo que no soy
y curiosamente sí
hoy te vi
te alejaste a paso lento con la esperanza
linda te queda
siempre fue tuya
y yo siempre tan lejos
de componerme
sigo de pie
pero dejo un rastro lastimero
letras que se pudren
me abrazo al hilo que cosiste
en mi boca de cometa
me tragué tu saliva
esa que dejaste fluvial
en los cuellos de todas esas botellas que compartimos
me abrazo al hijo que no llorará
por tu seno
tu nombre etimológicamente
princesa
sirve para nombrar la fauna entera de mis noches
mujer de tantas
por qué me resucitaste a mí
tan bien que moría
solo de soñarte

sufrido

me pregunto
cómo
y por qué
nos encontramos
y tropezamos
por qué caemos
tan adentro si no hay
razones para esto
coincidencias agotadas
color conchaevino
esto de vos esto de mí
y tiene su hora
insípida
porque ni siquiera ha comenzado
así mismo parece que es
la vida esta que no
pasa como uno le requiere
maldita sea
yo he pagado con piel por
dejar de quemarme con este dolor
infame
pero no tiene precio el llanto
al menos el mío parece no
tener precio ni dueño
maravillita
esto de enamorarse
cuando no hay de dónde
maravillitas tus pasos
esto de que me trastornes la vida
cuando ni por mí puedo arrastrarme
maravillita quien le haya dado
el nombre de amor
a este infierno leproso