con dedicatoria

curtido mío
corazón de barro
ya no de excesos
ya no de hastío
aún te siento niño
frágil
como resucitado

en su regazo
intelectual y dulce
aprendiste que
no se puede curar agujeros
con rabia

llora
curtido
porque en parte
eres culpable
esos ojos
ahora
te duelen
por sentirte
oscuro
extranjero
de sus retinas

la soledad es mansa
cuando sirve de cuna
estás lamiendo a besos
tu vacío cuadrado
para quebrarlo y poder ser
para la vida
un madrevientre
un hogar tan curvo como
su nombre

cómo te cuesta esa sed
de su idioma
de su risa sin dardos
de su mano dormida

cómo te cuesta no saber
si volverás a tener
en tu fondo el color
que le sirva de abrigo

por ahora entiende
corazón
bello mío
aprendiz lento y terrible
no te hundas
en otro mar que la ternura
ella supo darte
lo que te faltaba

a ti que tanto te gustaba hacer blabla
ya no puedes quejarte de nada

con amor
alfabéticamente
te calló la boca
te cerró la bragueta
hizo suya tu lluvia
hizo suyos tus dedos
y todo delirio de medianoche
ella te ha dado el silencio más noble
ya no hace falta matarse
ya no hace falta perderse
ya no hace falta buscar

Advertisements

marinera (canción)

He venido hasta la costa
con sonrisa de ala ancha
a pedirte, marinera, que me lleves
a amarrarte los inviernos.

“-¿Qué sabes hacer -me dices-,
que has venido de tan lejos?”

El jardinero de Tagore
se ríe,
siempre yo llegando tarde.

Solo sé coser historias,
puedo hacer llover despacio,
yo no tengo otra pertenencia,
origen que tu boca que me nombra.

Y sé bien que hay más movimiento
que la proa de tu mente
pero yo no necesito más:
quiero tener palpitante
tu cubierta.

Es por eso que he venido
a solicitar, campante,
ser testigo de tus ojos,
ser la mano que te pinte,
solo dame el agua de tus días
y la sombra de tus velas.

Y sin más particular,
marinera,
quedo de usted.

http://www.bibliotecasvirtuales.com/biblioteca/LiteraturaAsiatica/Tagore/eljardinero.asp

https://soundcloud.com/paolaproano/marinera

cierta

hay cosas que uno solo llega
a conocer cuando toca fondo

mi cuerpo no puede no ser mío
tampoco puede ser colonia de tu ausencia
pero a vos no te cierro las ventanas

mi boca ya no será del llanto
ni de los excesos
solo será de las palabras
a menos que fuera de nuestro alcance
y de toda manipulación del tiempo y del sonido
nuestras voces se detengan
para dar lugar al beso

mis manos serán solo de las cuerdas
a menos que tus velas necesiten
la caricia y fuerza de mis brazos

para bien o para mal
mis versos
tan canallas y tiernos hasta el espanto
esos sí no tienen otra casa
son perros tuyos
falderos de tu sueño
hijos de saberte capitana
de ojos buenos
cierta