conocernos

encontrarnos
extraviarnos
buscarnos
juntarnos a acariciar las cortezas de los árboles
para qué tanta vulnerabilidad
para qué afianzarnos en el olfato
para qué intercambiar tantas llaves instrucciones y armas
para qué volcarnos al intento de preservar(nos)
(en) este momento
en el que aún cruzamos el atlántico para conversar en la misma habitación
para qué nos devoramos el pragmatismo
para qué matarnos de cariño
si ya nos matan tantas otras trampas
si somos amantes del olvido
su imperativo yanomehables
y su punzante yanoquierosabernadadetuvida
no me imagino tocando ese fondo contigo
(no quiero tocar ese fondo contigo)
te tengo tanta consideración
que no sé cómo conciliar el cariño que te tengo
con el miedo de volvernos seres ajenos
y me siento despreciable al desear
ver más atardeceres contigo a sabiendas de lo que podría pasar
pero sinceramente me muero por ver más atardeceres contigo
y cordilleras aves ramas cabañas gatos
por eso ahogo en esta palabrería mi cinismo
y mis experiencias de mierda por inocente
para que se vuelvan mitos o abono
para que no te manchen estas manos que te tocan
para que se nos congestionen los ojos de ternura
para que toda esta vulnerabilidad se haga lecho
ventana abierta y chimenea
para dormir tranquilas

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s