para inclasificables

Ese momento en el que uno, con el conocimiento de sí mismo de no ser ente de ciencias naturales ni exactas pero con la tendencia purulentamente romántica a abstraerse en la fauna y flora, se aproxima, con la alevosía y el entusiasmo propios de la ignorancia, a un insecto para maravillarse y ohporqué pretender descifrarle y ubicarle en algún cajoncito taxonómico (la ineptitud científica no ha mermado el gusto) y el insecto, precioso, se abalanza a su manera sobre uno, se mimetiza con la ropa o el cabello y uno, prejuicioso y adoctrinado, se quiebra.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s