de atajos y muletillas

que de un día para el otro
el amor no tuviera
tantos hilos de títere
y estuviera al alcance de los apocados
que fuera impermeable y ligero

que poniendo unos centavitos a cambio
fuera inconfundible su presencia
y que su óxido
consecuente del descuido
se pudiera prevenir
con una pizca de verano

que mañana mismo
no quisiera ya aprender más
trucos para tus ojos
y que no me acomplejara mi
pobre comunicación oral

que por inercia
comprendiera tu calendario
y que mis costuras
entretuvieran tus manos

que sin hacer mayor esfuerzo
ya no necesite tanto del silencio
y que si te harto
aunque no se pueda curar eso
te vayas sin rencores

que sin pedirlo
la montaña
no se canse de llamarme y que
sus caminos no dejen de
desnudarse
para amar a los que pasan

que mañana despertara
y que no hablara dos lenguas
con tal de que la mía
fuera menos amarga

que ojalá supieras que me pasas
sin decirte nada
y no tanto por cobarde
(totalmente)
si no porque no quiero
que me veas llorar
en mi disfraz de roca
que acanalla el amor

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s