sí, sí, ahí nos vemos

salgo con la ropa limpia
los zapatos de siete suelas
los cordones solemnes
el vello presentable
la tristeza remendada
las paredes del cotidiano
cogidas falla
el dolor descuartizado
y enterrado
el recuerdo en coma
y en cama
las hojas sin arrugas
el esfero sin mordiscos
la risa domada
para no quedar ni como tonto
ni como piedra
las uñas sin los restos
de los días
los labios sin surcos
la piel sin cólera
los dedos sin espinas
las mejillas sin sal
el cerebro en sintonía
las manos suavizadas
por la lengua de mi perro
la sonrisa rehabilitada
después de tanto golpe
las cuerdas vocales listas
para disparar
palabras en desuso
las pupilas vestidas de anfitrionas
las escleróticas sin impurezas
para no delatar el abuso de las horas
la voz reluciente
sin tendencia al llanto

voy con el caminar seguro
campante
nada de tropezar en media plaza
nada de agacharse ante la angustia
así salgo de mi cueva
con tiempo de sobra
con ganas de todo
a ver si de la ridiculez
de mi disfraz de bien
te ríes
y me prometes
otro encuentro

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s