Narración deportiva: “siempre voy a estar para vos, nunca dudes de eso”

para la ex (que aunque ella ni yo queramos, a veces le toca esta línea)

Falta solo un día
para que me destruya entero
con sus imperativos
y sus promesas de medio pelo.

Desde hace semanas
que solo me da la propina fría
de la excusa.

Pero mañana
el fracaso trizará
las ventanas
y ella contará
cada una de las letras
que me ha dado
y me tomará cuenta
de mi llanto áspero
que jodió sus veranos,
que acentuó sus migrañas.

Falta solo un día
para que de su boca
escapen furiosas garras
y se claven en mi mente.

Hoy todavía remamos
esta noche para dos
y ella dice que me ama,
claro,
porque le he sido fiel,
porque he cumplido
mis horarios,
no como la perrita esa
que le denunció
o como la mexicana
que nunca se atrevió
a cruzar el mundo
para calmar su pena.

Pero la verdad es
que nadie puede
con su corazón
sin fondo
ni mis huesos
ni mis horas
ni mis humores
ni mis huellas.

Por eso,
solo falta un día
para que me confiese
que sus labios
hace rato ya no son
los huérfanos gemelos
que un día me tomaron la mano.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s