Desde el otro día
que te vi y no te dije
que te quedaba lindo el beso del césped
en las rodillas
solo vivo de mirarte
caminar despacio entre tus musas
las besas
las dejas
y te miro
y se me desbordan los pozos
y te vas
y apareces cuando quieres
cuando estamos lo suficientemente lejos
como para no ver el guiño de tus labios

vuelves cuando no te espero
cuando la muerte pide tus colores

me son imprescindibles
tus pasos espontáneos

que no se rindan
que no se acaben

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s